Sociedad OPINIÓN / La columna del invertebrado

La humillación es un espectáculo fascinante

1024 576

Con la pasividad de los condenados aceptamos el despojo por decreto, embelesados por las llamas.

Buenos Aires POST
Buenos Aires POST
https://www.grupopost.com/nota/16580-la-humillacion-es-un-espectaculo-fascinante?p=ba
La humillación es un espectáculo fascinante
Sáb 18 de noviembre de 2017


Por Dionisio Salas Astorga (*)

A diario asistimos a una tragedia en la que actuamos. Y al modo de las tragedias de Sófocles, solo podemos ser espectadores de un destino que es también el destino de otros, en este gran escenario de tablas flojas que es el mundo.

Tragedia es lo inevitable. «Lo que está decidido por quien nos rige, aquello que a pesar de conocer de antemano no podremos impedir se cumpla». Los dioses se entretienen con los hombres, dice la literatura.

Los dioses, se sabe, viven en otra parte, lejos de nuestras casas iguales. Se distinguen por caminar libres de las marcas evidentes del destino, pero también por estar cebados en nuestras simples vidas, decidir por ejemplo cuándo y cómo tenemos que morir.

De ese temor a no decidir nada nunca -los mismos coterráneos de Sófocles- imaginaron esta utopía que todavía llamamos democracia. Seguramente pensaron: si no podemos decidir nuestra muerte, al menos gobernémonos la vida. Nada mal como consuelo, un sucedáneo de la libertad. Pero los dioses no dan tregua, ni si quiera autorizan una banderola de emergencia a los hombres condenados a ser eternamente hombres.

Pronto se adueñaron de ese paréntesis que era elegir a un igual para ser diferentes. Dejaron de pie el pórtico de los edificios públicos, las tapas de los códices de la ley, satinaron las fachadas vacías, las grandes bibliotecas del Derecho y cualquier escondite de esperanza del hombre y para el hombre ha sido borrado por ellos, los dioses.

Así, en los programas de chismes y noticias explican a la vedette inmortal por qué no debe haber medicamentos para los enfermos a partir del semestre que viene; las razones lógicas de los impuestos al trabajo y la sanción ejemplificadora a cualquier reclamo colectivo.

Es debido a la crisis energética, al ánimo de la bolsa que carece de valores de China o Brasil -aclaran, anuncian, sentencian- que ya no se podrá descansar antes de ser un anciano triste. Y subrayan: queda prohibido morir al lado de nuestros jardines de macetas, colgados en ventanas diminutas, mirando la película que repiten y repiten después del noticiero pautado por ellos para que no soñemos.

(*) Docente, editor, escritor, ha publicado Vida de santos y santas non sancta (2016) y Experiencia de la fatalidad (2017).

visitas
¿Te gusto? Compartila

Temas de la nota

Comentarios
Los autores de los comentarios se hacen por completo responsables de los mismos. Al ser responsabilidad exclusiva de los autores, la empresa queda eximida de afrontar sanciones derivadas del contenido de los comentarios. El usuario que publique comentarios injuriantes o insultantes recibirá la inhabilitación de parte de la empresa para volver a comentar. La publicación de un comentario implica el previo conocimiento de estas advertencias.
También te puede interesar
Las tapas de los diarios de hoy
Las más leídas